Nosotros
     Principal ~ Nosotros Aukeratu zure hizkuntza

  Era 1965, un grupo de amigos habían estado ensayando para cumplir con una atávica tradición bizkaina: recorrer las calles cantando la vida de santa Águeda. Aquella noche, con farol, las gargantas ya rotas y las manos con ampollas de aporrear el suelo con los palos, fue cuando alguien - bendito sea - habló de crear una sociedad. Así nació Lora Barri.

  Lora Barri fue fundado en Portugalete, en 1965, su nacimiento se debe a la idea de un entusiasta grupo de amigos que se reunió un día para ensayar algunas canciones populares para ser cantadas en las fiestas de la villa. Fue entonces cuando surgió en estos la idea de crear una sociedad que persiguiera dos fines fundamentales: mantener vivas las ancestrales costumbres de Euskal Herria y darlas a conocer por todo el mundo.

  Durante estos casi cincuenta años de existencia han sido muchas las actividades que Lora Barri ha llevado a cabo para cumplir sus propósitos fundacionales. Algunas, como la exposición canina y el concurso de pájaros cantores, se llevan a cabo desde los inicios de la sociedad. El concurso de pesca "Villa de Portugalete" también es una actividad ya veterana entre las organizadas por Lora Barri. Otras actividades, desgraciadamente han desaparecido, como la masa coral que contaba con cincuenta voces masculinas, o el grupo de danzas, que se encuentra prácticamente inactivo desde hace varios años aunque mantiene su cita anual con San Roque y su procesión. Lora Barri también mantuvo secciones de tiro al plato, ajedrez, numismática y filatelia, academia de txistu, fanfarria, grupo de teatro, equipos de futbol y baloncesto que hoy en día ya no existen, pero ha creado actividades nuevas que funcionan con éxito, como el concurso internacional de putxeras, que supera la decena de ediciones y el programa de Navidad que realiza en colaboración con el Ayuntamiento de la Villa.

  La Exposición Internacional Canina de Portugalete es sin duda la actividad más importante que realiza Lora Barri. Su carácter de "internacional" hace que el nombre de "Lora Barri" traspase nuestras fronteras, gozando de gran carisma entre los expositores de buena parte de Europa.

  Por la Exposición Canina de Portugalete han desfilado bellos ejemplares caninos de Francia, Italia, Portugal, Suiza, Bélgica, Holanda, Alemania, Finlandia, Rusia, entre otros; así como de Argentina y Estados Unidos. Igualmente han participado ejemplares de todas las comunidades del Estado, y de todos los rincones de Euskal Herria.

  La Exposición Internacional Canina de Portugalete es la más antigua que se celebra en el País Vasco y una de las más antiguas del Estado. Lora Barri celebra la Exposición Canina desde 1965, siendo junto al Concurso de Pájaros Cantores las actividades con mayor número de ediciones de las que organiza la sociedad.

  La Exposición Canina de Portugalete es de campeonato y se rige por las normativas internacionales dictadas por la FCI (Federación Cinológica Internacional) para este tipo de concursos. En el mismo se pone en juego el CACIB, que es el máximo galardón otorgado por este organismo internacional. Igualmente los ejemplares pueden obtener el CAC que consiste en el Certificado de Aptitud al Campeonato, otorgado por la RSCE, que regula este tipo de concursos en el ámbito nacional.

  Igualmente, todos los ejemplares pertenecientes a razas españolas pueden optar al trofeo Felix Rodríguez de la Fuente, instaurado por Lora Barri en memoria del admirado "amigo de los animales".

  Los perros, divididos en 10 grupos en función de las diferencias morfológicas de cada raza, desfilan ante el juez que valora su "estandar", es decir, que sus características no difieran de las establecidas para su raza. Finalmente el mejor ejemplar de la exposición recibe el "Best in Show" y que en Portugalete, además de los pertinentes trofeos, se premia con una "txapela" de campeón.

  El concurso de pájaros cantores es otra de las actividades veteranas entre las que organiza la sociedad. Están admitidos a concurso las especies de jilguero, pardillo y mixtos de ambas, aves estas pertenecientes a la familia "fringilidae". El concurso se desarrolla generalmente durante el mes de mayo, y en el se dan cita numerosos silvestristas que acuden a Portugalete con sus aves perfectamente educadas para el canto. Los jueces valoran las habilidades canoras de cada pájaro y puntuan de acuerdo a una planilla establecida donde también se penalizan los defectos de canto de cada ave.

  El trofeo de pesca "Villa de Portugalete" se celebra, dependiendo de las mareas, durante los meses de octubre o noviembre, y tiene como escenario el Muelle de Hierro portugalujo. A primeras horas de la mañana son numerosos los pescadores que junto al viejo Mareómetro se congregan para inscribirse tras la presentación de la licencia de pesca -único requisito para participar- y el abono de la cuota de inscripción. El preciado trofeo pasará a ser propiedad de aquel pescador que lo gane durante dos años consecutivos o bien durante tres alternos. Se trata de la cuarta edición de este trofeo, cuyos tres anteriores fueron adjudicados en los años 2003 (tras 33 años sin dueño), 2007 y 2014.

  Con más de 10 ediciones en su haber, El Concurso Internacional de Putxeras de Portugalete es la nueva actividad que organiza con gran éxito la Sociedad. Año a año han ido aumentando los participantes que en las últimas ediciones casi han rozado el centenar. Todos ellos se esmeran en demostrar sus habilidades culinarias ante un jurado que valorará cada putxera en función a tres parámetros: sabor, presentación y punto de cocción de la alubia y resto de "sacramentos". La putxera, también conocida como olla ferroviaria, tiene su origen en los maquinistas del ferrocarril de Bilbao - La Robla, que cocinaban un delicioso cocido a base de alubia, chorizo, tocino, morcilla y otros ingredientes en un ingenio que aprovechaba el carbón de la máquina del ferrocarril para su cocción. La fecha elegida para este concurso viene siendo de forma habitual el cuarto sábado de septiembre.

  Estas son principalmente las actividades que desarrolla Lora Barri, aunque debido a su carácter polifacético y su compromiso de participar y llevar a cabo cualquier actividad que contribuya al crecimiento cultural de la persona, no descartamos que en un futuro se vean incrementadas en otras igualmente interesantes.